martes, 3 de octubre de 2017

El poder de los catálogos impresos

El poder de los catálogos impresos

A pesar del auge y popularidad de las tablets y de otra clase de pantallas, los productos impresos, como libros, revistas y periódicos, siguen siendo adquiridos y consumidos en todo el mundo. Esto también es cierto para los catálogos, cuya simplicidad de uso, diseño y calidad de fabricación aún son atractivos para los compradores.

La realidad es que la producción de catálogos impresos, incluso ante la presencia de información en Internet, aún es vital en las técnicas de promoción y marketing de las empresas. Esto es así porque, según datos de Xerox-InfoTrends, The Mail Moment y el Servicio Postal de los Estados Unidos, 69% de los catálogos son abiertos y leídos. Otra cifra reveladora es que el 57% de los encuestados admitió preferir los catálogos impresos sobre los on-line.

Los catálogos otorgan una serie de beneficios para las empresas que deciden seguir apostando por ellos en lugar de migrar todas sus técnicas de promoción a soportes más modernos, como los catálogos on-line, distintas redes sociales o páginas de Internet. 

Las empresas siguen empleando esta herramienta de marketing porque saben que es muy poderosa entre los consumidores cuando se deben hacer decisiones de compra. El catálogo, con su sola presencia física, está siempre disponible para quien desea consultar qué productos ofrece una empresa para satisfacer sus necesidades. 

La utilización de catálogos también entrega una provechosa relación costo-beneficio. Entregar estos materiales promocionales a hogares ubicados en zonas específicas significa que el costo de distribución de un mensaje es mucho menor que poner un spot en radio o televisión que no necesariamente llegará a la audiencia objetivo. La distribución física de los catálogos asegura, además, la llegada de cierta información al público deseado sin necesidad de invertir demasiado recursos económicos.

La llegada de material promocional a la puerta de la casa también tiene más posibilidades de ser consumido que un mail. Esto es cierto porque al ver una bandeja de entrada saturada, un correo electrónico que incluya el catálogo primavera-verano de una conocida tienda departamental, será desechado junto con las otras decenas de mensajes no deseados que fueron recibidos ese día. Según una encuesta elaborada por The Australian Catalogue Association, 65% de los encuestados dijeron que preferirían recibir el catálogo en sus hogares, frente a un 17% que admitió preferir recibirlo via email. 

Los materiales impresos, como se muestra en el Diseño de Catálogos, siguen siendo importantes aliados para la promoción y marketing de la empresas, sobre todo a la hora de tomas decisiones de compra.


No hay comentarios:

Publicar un comentario